“Ahora me veo en el espejo y me siento seguro, me siento capaz”

Play Video

RICARDO

40 años - Bajó: 23kg

Los resultados varían, dependiendo del metabolismo de cada persona

El propósito de este texto es compartir mi experiencia sobre el reto que ha significado lograr una pérdida efectiva de peso y masa muscular, mismo que se refleja en mi salud física como en mi autoestima, y nivel de vinculación social.

Desde niño siempre he tenido problemas de sobrepeso, en buena medida por una cuestión “hereditaria y cultural”, pues mi familia siempre ha sido propensa a la obesidad.

Principalmente, esto ha sido el resultado de una dieta desequilibrada, rica en carbohidratos y grasas, que denota la falta de conocimiento en la combinación de alimentos. Una idea errónea del concepto de nutrición, y por supuesto, un ambiente social que promueve la sobrealimentación.

Por supuesto, esta condición se agravó en medida de que he tenido un estilo de vida sedentaria, de baja actividad física y de abuso de ciertos tipos de alimentos y bebidas.

El resultado fue un sobrepeso que, con el paso de los años, aumentó exponencialmente mi vulnerabilidad a sufrir diabetes o accidentes cerebrovasculares. Eso, sin tomar en cuenta los efectos negativos sociales que tiene la obesidad, especialmente sobre la autoestima, aceptación personal, y a nivel de las relaciones sociales, tanto a nivel profesional como personal.

Si bien soy un adulto contemporáneo que a pesar de ser relativamente joven y haber tenido la fortuna en términos de no sufrir alguna patología que afecte mi integridad física, me queda claro que ya no puedo seguir desafiando a la suerte y decir: “No pasa nada”.

Ahora tengo una hermosa hija que es mi prioridad, mi motivo principal de vida. Es por ella que al fin decidí cambiar radicalmente mi estilo de vida al comprometerme con los retos que implica el plan alimenticio Cambridge Weight Plan, pues el caso no es aislarme socialmente y resistir, por el contrario, ha significado el aprender a disciplinarme, ser constante y responsable con mi salud.

Entender que de una u otra manera y a largo plazo, ese estilo de vida iba a traer graves complicaciones a mi salud, tanto física como mental.

Aprendí a practicar el “no gracias” o “no por el momento”, en vez de decir que sí y dejar que mi estómago y gula me dominaran.

Desde que disminuí mi sobrepeso, ha mejorado notablemente mi desempeño físico, y por ende me siento más útil, más vivo.

Ahora regularmente voy al gimnasio y practico rutinas cardiovasculares que hace años era impensable que hiciera, no solo porque mi resistencia física era menor, si no porque yo mismo no me lo permitía.

Constantemente me saboteaba y eso me detenía en diversos aspectos que afectaban mi rendimiento físico, e incluso en el ámbito laboral y social, porque me limitaba a relacionarme con otras personas, no me creía capaz.

Ahora me resulta muy agradable escuchar los comentarios de las personas que dicen: “¿Cómo le hiciste para bajar de peso?”, “¿a qué santo se apiadó?”.

Y, a diferencia de hace algunos meses, mi manera de acercarme a la gente dio un giro impresionante, y obviamente positivo.

De manera categórica, puedo afirmar que la reducción del sobrepeso me ha beneficiado mayormente, a nivel de mi salud y calidad de vida, por disminuir significativamente mis valores de glucosa en sangre, reducción de la presión arterial, así como la reducción de los valores de colesterol y triglicéridos en la sangre.

La disminución de tallas, ahora se traduce en una mejor autoestima y seguridad personal, misma que se refleja en la mejora de mi carácter, confianza en mí, e inquietud por desarrollar nuevos retos. Ahora me veo en el espejo y me siento seguro, me siento capaz.

Mereces sentirte bien

Elige un estilo de vida saludable donde aprenderás a comer lo que tu cuerpo necesita, mientras pierdes peso muy rápido.