“A las personas que no había visto en mucho tiempo las dejé sorprendidas”

Play Video

MARSIA

Bajó: 18kg

Los resultados varían, dependiendo del metabolismo de cada persona

Soy Marsia y les voy a contar cómo fue que comencé a aumentar de peso.

Todo inició después de mis dos embarazos, ya que mi peso era de 75 kilos antes de embarazarme, y después de dar a luz a mi primer hija, mi peso era de 85 kilos, pero conseguí bajar la mitad.

Después de dos años me volví a embarazar de mi segundo bebé, y aumenté hasta los 88 kilos, pero logré bajar otros 5 kilos, para llegar a los 83.

Posterior a mis embarazos siempre me decía: “Me voy a poner a dieta para bajar de peso”, y mis amigos y familiares me decían de nutriólogas y nada más iba, me ponía mi dieta, y no la terminaba, ya que a los tres días la rompía.

Poco a poco fui sacando pretextos, porque me decía a mí mismo que lo iba a hacer después de mi cumpleaños, del de una amiga, o de mi hermana, pero no lo hacía, y fui engordando cada vez más.

Me veía en el espejo y lograba notar que estaba más obesa; me tomaba fotos y no me gustaba cómo me veía.

Además, me sentía incómoda con la ropa, me quedaba muy apretada y cada vez me compraba otra talla. Después de eso volví a intentarlo al ponerme otra vez a dieta, pero el proceso era muy lento, porque en 3 meses solo logré bajar 6 kilos, y la rompía, por lo que seguía aumentando de peso.

Subir escaleras de mi trabajo o el simple hecho de caminar me cansaba mucho, y no podía ni agacharme para recoger lo que se me caía.

En diciembre, durante una reunión familiar, un tío de Cuernavaca me dijo: “¿Qué te pasó sobrina, te veo muy pasada de peso?”. A lo que le contesté que empezando el año comenzaba a ponerme a dieta y me iba a proponer bajar de peso.

Mi tío se comunica con mi papá y le dice que estaba muy gorda, pero que él tenía una paciente que bajó de peso sorprendentemente y le dejó los datos.

Después de las fiestas de Semana Santa le comenté a mis hijos que iba a ponerme a dieta, porque el sobrepeso me está empezando a dar problemas de salud, ya que me daba gastritis o me cansaba muy rápido.

Así que me decidí por marcarle a los de Cambridge Weight Plan y me explicaron en qué consistía; me explicaron qué pasos debía seguir, y comencé con el Paso 2, dejando el refresco y tomando los suplementos.

Lo difícil comenzó al tercer día, porque traía mucha ansiedad, mucha desesperación por querer tomar refresco, pero tuve mucha fuerza de voluntad y seguí.

Hice cita a los 10 días y me quedé sorprendida de que en tan poco tiempo había bajado 3 kilos, así como en medidas, en los brazos.

Mis amigas hacían fiestas, pero yo me llevaba mi cena, y después de la segunda consulta no podía creerlo. La nutrióloga me transfirió al Paso 3, ya que había bajado a la etapa de sobrepeso.

Todos mis conocidos me decían que me veía muy bien, muy delgada, y me recomendaron que comenzara a hacer ejercicio, y así fue.

A las personas que no había visto en mucho tiempo las dejé sorprendidas,  eso me motiva y emociona mucho, porque además ya no me canso en subir escaleras, ya me puedo agachar con facilidad y a mi ropa le tuve que hacer ajustes.

Cada vez llego más a la meta, y sé que la voy a cumplir.

Mereces sentirte bien

Elige un estilo de vida saludable donde aprenderás a comer lo que tu cuerpo necesita, mientras pierdes peso muy rápido.